A los pueblos de Oaxaca
A los colectivos y organizaciones sociales
A las personas solidarias de México y el mundo
A los medios de comunicación
A Los organismos de derechos humanos

El comité por la defensa de los derechos indígenas CODEDI, somos una organización política que trabaja con más de 50 comunidades de la sierra sur y costa de Oaxaca, mantenemos un centro de capacitación en la ex-finca Alemania, Huatulco, espacio de construcción autonómica en beneficio de la vida comunitaria, con más de 20 años de servicio a nuestras comunidades y movimiento.

A lo largo de nuestro proceso organizativo el gobierno en sus diferentes niveles y en reiteradas ocasiones ha violentado nuestro trabajo a través de asesinatos, encarcelamientos y amenazas a compañeros de nuestra organización. La noche del lunes 12 de febrero del presente año cinco compañeros sufrieron una emboscada cuando regresaban a la región después de acudir a una mesa de trabajo a la que gobierno del estado nos citó y donde fueran cobardemente asesinados tres de ellos: Alejandro Díaz Cruz, Luis Ángel Martínez e Ignacio Ventura y dónde resulto herido el compañero Abraham Ramírez Vásquez, coordinador general de la organización. Hecho que nos obligó a movilizarnos en la costa y posteriormente nos plantamos en el zócalo de la ciudad de Oaxaca como Consejo de Organizaciones Oaxaqueñas Autónomas (COOA) que aglutina cinco organizaciones sociales: (APIIDT) asamblea de los pueblos indigenas del Istmo en defensa de la tierra y territorio, (CINPA) coordinadora indígena popular atonoma, (CODEDI) comité por la defensa de los derechos indigenas, (OIDHO) organizaciones indias por los derechos humanos en Oaxaca, (UCIO-EZ) unión campesina indígena de Oaxaca-Emiliano Zapata, las cuales tienen presencia en todo el estado.

En los siguientes días el hostigamiento en el plantón continuó con presencia policiaca uniformada y vestida de civil, quienes comenzaron a seguir a diferentes compañeros. La tarde del 23 de febrero dos sujetos desconocidos apoyados en motocicleta intentaron arrebatarle su teléfono celular a nuestra compañera Silvia Gabriela Hernández Salinas, conocida como CHIVIS, quien presta sus servicios como Medico tradicional en nuestro Centro de Capacitación donde mantiene la Clínica de Medicina Tradicional capacitando y apoyando la salud de nuestras comunidades que ofrecen su tequio en este centro, tres días después el día 26 de febrero fue allanado el domicilio particular de la compañera mientras ella se encontraba fuera del domicilio con su familia, al regresar a su hogar encontraron las puertas del patio de servicio y cuartos abiertas así como papeles y objetos tirados, señal de que revisaron exhaustivamente. Al hacer una inspección a profundidad del lugar notó que se llevaron un celular con información personal y de su trabajo como defensora de derechos humanos. Al paso de las horas y tras comunicarse con diferentes compañeros de otros sectores del movimiento social se enteró que al menos otro compañero sufrió también allanamiento a su hogar, así como las amenazas a sus familiares y otros cinco están siendo acosados y vigilados.

Estos hechos nos deja en claro que este tipo de práctica de intimidación, acoso y violencia política desde el estado, obedece no sólo a la solidaridad de estos compañeros sino también a la organización sindical, barrial y de base que pretende construirse desde sus espacios propios y deja de lado el encono del que se nutre el circo electoral y en dónde el juego del poder se lo disputan actores fabricados por los medios masivos de comunicación y la oligarquía reinante en nuestro país.

Desde éste plantón que mantenemos en el zócalo de nuestra capital, exigimos un alto a estas prácticas parapoliciales y responsabilizamos de estas y cualquier futura agresión al gobierno estatal dirigido por Alejandro Murat Hinojosa así como por cualquier daño que pueda ocurrirle a nuestra compañera Silvia Gabriela Hernández Salinas y a su familia, así como a los compañeros y compañeras que defienden los derechos fundamentales de Salud, Educación, Tierra y luchan por el respeto al territorio y la autonomía de los pueblos originarios. Hacemos un llamado a las organizaciones de derechos humanos para dar seguimiento a la escalada de violencia que ha iniciado el poder ejecutivo y judicial del estado contra la sociedad civil, pueblos organizados y sindicatos democráticos.
Nosotros seguimos en pie para demandar justicia a nuestros pueblos originarios y por el cobarde asesinato perpetrado a nuestros compañeros. No descansaremos hasta encontrar dentro de la organización y las alianzas entre compañeros y compañeras los cambios que nuestra sociedad y pueblos necesitan y denunciaremos con claridad y congruencia todas las agresiones a nuestra organización porque este es un reflejo de cómo se vive en su conjunto toda la violencia política en el Estado.

ALTO A LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL
ALTO A LOS CRÍMENES DE ESTADO
POR LA DEFENSA DE NUESTROS DERECHOS Y TERRITORIOS NI UN PASO ATRÁS
COMITÉ POR LA DEFENSA DE LOS DERECHOS INDIGENAS (CODEDI)

OAXACA DE FLORES MAGÓN 3 DE MARZO DE 2018.