SAN PEDRO y SAN PABLO AYUTLA

Comunicado de Prensa de las Madres de familia en su día

10 de mayo de 2018

AL GOBIERNO DEL ESTADO DE OAXACA

AL GOBIERNO FEDERAL

A LA DEFENSORÍA DE LOS DERECHOS DEL PUEBLO DE OAXACA

A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Las madres de familia de San Pedro y San Pablo Ayutla, Mixe, Oaxaca, en este día señalada para festejarnos o reconocernos, queremos gritar y exigir justicia, reclamamos fin al estado de excepción que estamos viviendo, donde sólo reina la arbitrariedad y la barbarie de Tamazulapam del Espíritu Santo, frente a la pasividad e incapacidad de todos los órdenes de gobierno; exigimos que de manera inmediata y sin condiciones se nos de AGUA, para satisfacer nuestras necesidades básicas de aseo y alimentación.

Como madres de familias estamos cansadas, enojadas y preocupadas de que se atente contra nuestras familias. Vivimos día a día en la zozobra con pequeñas porciones de agua que traemos en cubetas y tambos de pequeños afluentes y manantiales, mientras el agua que antes cubría nuestras necesidades y que obteníamos del paraje llamado “EL MANANTIAL”, está en manos de los agresores, autoridades y ciudadanía de Tamazulapam del Espíritu Santo.

Estamos cumpliendo 11 meses de este calvario y parece no tener fin. Hace 11 meses, entraron los invasores, asesinaron al Ciudadano Luis Juan Guadalupe, secuestraron a varias de nosotras, despojaron a nuestras familias de nuestras parcelas de cultivo y destruyeron nuestro tanque de agua así como la tubería que la conducía hasta nuestra comunidad. Hoy tenemos que racionar el vital líquido para la comida, ya no nos alcanza para lavar la ropa ni para bañar a nuestros hijos. En un principio, el Gobierno del Estado envío unas pipas, pero sólo acarrearon el agua unos días, se retiraron con el pretexto de que no hay dinero para el combustible.

Como madres de familia no tenemos nada que festejar, por el contrario, nos duele ver la crueldad y maldad de las autoridades de Tamazulapam del Espiritu Santo, encabezada por la profesora Rosalina Nuñez Martínez, que siendo mujer y que estamos seguras, ha sufrido como todas, injusticias por razones de género y sociales, no sienta el más mínimo remordimiento ni se ha tentado el corazón al no detener los agravios contra nuestra comunidad teniendo la posibilidad de hacerlo. Nos duele también que para el Gobierno del Estado no seamos importantes, no valgamos nada, que nos abandonen y nos dejen morir de sed. Y sin duda hay estado de excepción, porque la ley y la fuerza pública no ha llegado hasta aquí.

A 11 meses, no hay Gobierno, no hay autoridad, no hay nada para nosotros. Y las agresiones siguen.

Según informaron nuestras autoridades, ante el Gobierno del Estado Tamazulapam había cedido que nos reconectáramos al manantial. Sólo fue una burla, sí, una burla al Gobierno porque ya de nosotros se han burlado desde hace 11 meses. El día 8 de mayo en que se iba a reconectar el agua, acudió un grupo de funcionarios y policías para llevarlo a cabo, sin embargo, nuevamente Tamazulapam se posesionó del lugar y con lujo de violencia impidieron que tomáramos agua.

Estamos indignadas de esta actitud irracional de Tamazulapam y sus autoridades, ellos no necesitan el agua, lo que realmente quieren es continuar con la invasión de nuestras tierras y por ello, están en una clara estrategia de agredirnos, mermarnos para que, a cambio de agua, cedamos entregar nuestras tierras. Nos indigna pero no nos sorprende, con actitudes de este tipo, históricamente han quitado tierras a todos sus colindantes, Asunción Cacalotepec, Tlahuitoltepec, Sta. María Tepantlali, pueden dar testimonio de los despojos que sufrieron a manos de la gente de Tamazulapam, que tienen una sed insaciable de tierras.

Es importante decir, que con la firme intención de resolver el problema, nuestras autoridades habían cedido en compartir el agua, si, compartirla, porque es claro que el agua es de Ayutla, pero con la finalidad de resolver nuestra carencia de agua, se convino en compartirla. Pero como ha ocurrido en otras ocasiones, cada vez que cedemos quieren más, su voracidad no tiene límites.

Nos piden confiar en el derecho, en las instituciones y en la consciencia social, pero hasta ahora todo el gobierno ha callado y nos han dejado solas, después de tantos agravios nuestra comunidad ha apostado a la paz y la justicia, pero estas no llegan. Que quede claro que por nuestras familias por instinto y amor, estamos dispuestas a darlo todo, incluso la vida, y así volver a tener agua y un poco de justicia, la pregunta es al Gobernador del Estado, Alejandro Murat Hinojosa, al Secretario General de Gobierno, Héctor Anuar Mafud Mafud, al Fiscal General del Estado, Rubén Vasconcelos Méndez, al Defensor de Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo, ¿Quién de ustedes asumirá la responsabilidad? O ¿acaso no somos oaxaqueños, o es que en nuestro municipio no está vigente el Estado de Derecho?

¿Es posible que Tamazulapam del Espíritu Santo pueda más que la llamada fuerza del Estado?

Señor Gobernador, Fiscal General, Defensor de los Derechos Humanos, y está pendiente que se haga justicia por los secuestros, despojos y homicidio. ¿Cuanto más se debe acumular?

Por un 10 de mayo en que reviva la esperanza de justicia.

MADRES DE FAMILIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO AYUTLA

Firman: 131 madres de familia, ver pdf con las firmas: Pronunciamiento 10 de mayo 2018

Foto: Conferencia de prensa 31.05.2017